CRÓNICA 5ª JORNADA | Nàstic 2-1 L'Hospitalet: tercera victoria grana en una nueva prueba de fe | 22/09/13

El Gimnàstic está a un punto de los playoffs.
Foto: Nàstic
El Gimnàstic de Tarragona de Santi Castillejo y el Centre d'Esports L'Hospitalet de Martin Posse se enfrentaron en el Nou Estadi ante 2555 espectadores a partir de las doce de una mañana soleada en un derbi catalán correspondiente a la quinta jornada de la Segunda División B grupo III. Los locales comenzaban el partido desde la décima posición con seis puntos y con la necesidad de conseguir la segunda victoria como locales para intentar olvidar el mal sabor de boca con el que se acabó el Sant Andreu 1-0 Nàstic de la semana pasada. Por su parte, los riberencs hacían lo propio desde la decimotercera posición con cuatro puntos, uno de ellos sumados hace una semana ante el CF Badalona.

El Nàstic perdonó

Marcos falló un penalti. Foto: Nàstic
Los primeros minutos fueron claramente dominados por los granas, que tenían el control total y absoluto del esférico, y que pese a que merodeaban el área de Craviotto lo hacían sin demasiado peligro. En el minuto diez de juego llegó una jugada que pudo ser la recompensa al control local: una larga jugada de los tarraconenses terminó con un chut de David Sánchez desde la frontal que -según el colegiado- tocó en las manos de Provencio desembocando así en una pena máxima favorable a los granas. Sólo doce minutos de juego y Marcos Jiménez tenía en sus botas la oportunidad para adelantar a los suyos, pero su lanzamiento, flojo y bastante centrado, fue atajado por Craviotto.

L'Hospitalet tenía una posesión del cuero muy baja, pero dos minutos más tarde del penalti errado por Marcos pudo adelantarse en el marcador con una buena internada del ex jugador del Gimnàstic David Haro, que se quedó sólo ante Tomeu y vio como el último le paraba su lanzamiento. En el diecinueve de juego llegó el tercer acercamiento de los visitantes, que terminó con una falta lanzada por Pirulo desde veinticinco metros que se topó con la barrera.

L'Hospitalet mejoró y se adelantó

El Nàstic fue de menos a más en la 1a parte.
Foto: Nàstic
Conforme los minutos pasaban, los hombres de Martin Posse despertaron y fueron igualando el contador de la posesión del balón. La mejora de los barceloneses no quedó sólo en eso, sino que también crearon oportunidades de gol: ligeramente superado el ecuador de los primeros cuarenta y cinco minutos, Ariday se quedó sólo en el área pequeña frente a frente con Tomeu, y estuvo cerca de decantar la balanza para los riberencs, pero finalmente el portero balear bloqueó el balón con su cuerpo para evitar el 0-1. El Nàstic estaba perdiendo la frescura de los primeros minutos, pues no volvió a crear una ocasión hasta el veintiocho con un centro de Verdú que Perera remató por encima del larguero visitante.

Fue cuando el luminoso del Nou Estadi reflejaba la media hora de partido cuando llegó la jugada clave de la primera mitad de este: el ex jugador del Nàstic David Haro, libre de marca y en el área pequeña, recibió un buen centro desde la banda izquierda del ataque local que remató con la cabeza para situar el 0-1 en el marcador y, silenciando al feudo grana, no fallar en su vuelta a este. Dos minutos más tarde los granas, trastocados por el tanto de Haro, buscaron la igualada con una asistencia de Verdú para Marcos, pero el de Pollença no estaba en el mejor puesto para rematar y Craviotto atajó sin problemas. El gol de L'Hospitalet pesó sobre las piernas de los tarraconenes, que seguían teniendo un superior control del balón pero apenas mostraban peligro. Con los visitantes cómodos y con los locales en clara trayectoria descendente, se llegó al descanso con el 0-1 en el marcador.

Los locales volvieron con fuerza

La afición grana se acostumbra a sufrir. Foto: Nàstic
Como ya había sucedido en la primera parte, el equipo dirigido por Santi Castillejo salió al verde con una marcha más que los riberencs, y de nuevo se hizo con el control del esférico. En el séptimo minuto de la segunda parte, llegó el empate grana: un gran centro de Juanjo desde la banda derecha del ataque grana fue rematado por Marcos para subir el 1-1 al luminoso con un buen cabeceo. En los compases inmediatamente posteriores al empate los granas vieron como L'Hospitalet resurgía, pero poco después de nuevo el control y las ocasiones volvieron a ser para los tarraconenses. En el sesenta y cinco una falta terminó con una serie de rebotes que desembocaron en un saque de esquina que los de Castillejo no aprovecharon para culminar la remontada.

Los locales fueron los que dispusieron más ocasiones hasta el fin del encuentro, pero en el ecuador de la segunda mitad quien perdonó fue L'Hospitalet, pues Pau mandó un chut raso desde la frontal a las manos de Tomeu. A falta de veinte minutos para el pitido final, una clara oportunidad para los de Castillejo: peligrosa falta escorada y rozando el área grande que Verdú mandó al palo largo de Craviotto haciendo lamentar a los espectadores locales. El partido se estaba convirtiendo en un ataque constante del Gimnàstic, que a diferencia que en otros partidos, fue a más en la segunda mitad y estaba cerca de conseguir la definitiva remontada.

Estallido de euforia

El gol llegó en el último minuto de añadido.
Foto: Nàstic
Los minutos corrían y cada vez más, los granas buscaban el gol con el corazón y no con la cabeza. En el ochenta y de nuevo con una falta, los tarraconenses lo intentaron; en esta ocasión fue Rocha el que mandó el cuero por encima del larguero de Craviotto. Tres minutos después, otro intento por parte de los de Castillejo para hacerse con los tres puntos: centro de Rubio que desde el segundo palo Marcos remató, pero no con la suficiente habilidad para evitar que se marchara por la derecha de la portería visitante.

El Gimnàstic de esta temporada parece pretender que su afición sufra para que la victoria sepa a más, y es que el gol de la remontada llegó en el último minuto de añadido. Rubio buscaba una jugada al contraataque a falta de un minuto, y fue objeto de falta por parte de Carreño y Manel cerca de la línea divisoria. En esta falta, que supuso la quinta y sexta cartulina amarilla para los visitantes, el cuero llegó al área pequeña de Craviotto, donde fue rematado al fondo de las mallas por un defensor riberenc, situando el definitivo 2-1 en el marcador y desencadenando una euforia colectiva en la hinchada tarraconense. Después del tanto, un último cambio por parte del Nàstic, dos jugadas sin consecuencias y un pitido final del colegiado vasco.

Así quedan

Con la tercera victoria de las cinco posibles, los locales terminaron el encuentro -a falta de dos partidos de la jornada por disputarse- en el séptimo puesto y con nueve puntos, a sólo uno de los puestos de playoffs. Por su parte, los visitantes acabaron el derbi catalán situados en la decimocuarta posición con una escasa cifra de cuatro puntos, los mismos que el equipo situado en puesto de playout y el primero en descenso, CF Badalona y Reus Deportiu respectivamente.
____________________________________________________________________________________________________________

2- Gimnàstic de Tarragona: Tomeu, Juanjo, Verdú, Aleix Coch, Xisco, Xavi Molina, Perera (Rubio min.79), Rocha, Marcos, David Sánchez (Querol min.65) y Lago Júnior (Beñat min.90+3').

1- CE L'Hospitalet: Craviotto, Peque (Manel min.80), Mousa, Viale, Fragoso, Pau, David Haro (Carreño min.86), Pol, Pirulo (Akinsola min.63), Provencio y Ariday.

Goles: 0-1, David Haro, min.30. 1-1, Marcos, min.52. 2-1, Verdú, min.90+3'.

Colegiado: Sr. Gorostegui Fernández Ortega (colegiado vasco). Amonestó a los locales Aleix Coch (min.24) y Xisco (min.89) y a los visitantes David Haro (min.11), Ariday (min.72), Mousa (min.90), Carreño (min.90+2') y Manel (min.90+2').

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Web Statistics